miércoles, julio 19, 2017

Festival de trailers (XX)




Sangre y arena
(1989) de Javier Elorrieta. Con Sharon Stone, Christopher Rydell, Ana Torrent, Guillermo Montesinos, Simón Andreu, Antonio Flores, José Luis de Vilallonga, Tony Fuentes, Julia Torres y Aldo Sambrell.



 
Acosada. El hombre que regresó de la muerte (1985) de Sebastián D´Arbó. Con Victoria Vera, Martín Garrido, José María Blanco, Carlos Martos, Jordi Serrat, Mercedes Albert, Antonio Molino Rojo y Victor Israel.




School Killer (2001) de Carlos Gil. Con Paul Naschy, Carlos Fuentes, Zoe Berriatúa, Sergi Mateu, Olivia Molina, Elena Candorcio, Carmen Morales, Kwenya Carreira y Manuela Velasco.

domingo, julio 16, 2017

La puerta (y secuela)

La puerta, The gate, Tribor Takacs, Stephen Dorff

El caso de La puerta es curioso, porque, pese a tener los elementos necesarios, no se ha convertido en objeto de culto a nivel de Los Goonies o Una pandilla alucinante. Si que tiene su fandom, pero mucho más reducido y se ha quedado en esa segunda división ochentera de las reivindicaciones de los que eramos infantes en la época. Hasta Mi amigo Mac está más reivindicada. Aunque eso sí, de una forma totalmente humorística y de choteo.


La puerta, The gate, Tribor Takacs, Stephen Dorff

Un infante Stephen Dorff vive en el clásico suburbio spielberiano. Intuimos que el chaval debe ser de los raritos de su cole porque solamente lo vemos interactuar con otro chico que éste sí es todo un frikazo del heavy. Entre sueños y pesadillas de un árbol del jardín que es calcinado por un rayo descubrimos algo de realidad hay en ello cuando el mocoso se despierta y descubre que, efectivamente, el rayo está hecho fosfatina y ha dejado un inmenso agujero. Agujero que propiciará la llegada de unos seres maléficos que le joderan el finde al pobre de Stephen. 

La puerta, The gate, Tribor Takacs, Stephen Dorff

Si decía antes que el film ha quedado con los años a un segundo plano es porque hay muchos elementos que lastran el visionado. Sin duda el gordo es lo mal explicada que está. Uno nunca acaba de entender el porqué suceden algunas cosas, personajes que van y vienen y que hasta casi mitad de película la trama que realmente nos interesa, la de los monstruitos que salen del agujero, no hace acto de presencia. Aunque esto último, todo hay que decirlo, no molesta demasiado.

Esto de la falta de pericia a la hora de contar la historia, por momentos, la lleva al siempre peliagudo terreno de cine trash, Z, amateur... llámalo como quieras. Y no es sólo una cuestión de medios, si no de la poca traza y/o inexperiencia de director y/o guionista. Cosa ésta bastante más frecuente de lo que parece en los 80, donde, comparado con la actualidad, había cierta "facilidad" para conseguir llevar a buen puerto producciones. Básicamente por, como ya se ha leído en repetidas ocasiones en este blog, había necesidad de llenar las estanterías de los videclubs. Daba igual como fuese, se le ponía una carátula vistosa y el personal picaba como las moscas en la mierda.

Por contra, tenemos unos efectos simplemente brutales. Todos de la vieja escuela, of course. Stop motion, perspectiva forzada, cromas... Todo un festival para los que el digital nos deja fríos. Sin duda, el punto álgido es ese zombie que cae al suelo y se convierte en un montón de esos seres diminutos que, en su mayoría de escenas, eran señores disfrazados con trajes y máscaras, donde sólo uno ellos tenía un limitado sistema de movimiento facial. Cosas del low cost.


La puerta, The gate, Tribor Takacs, Stephen Dorff

Tibor Takacs, que por si no lo sabes es el dire de todo esto, venía de esas primeras generaciones que podían costearse un equipo de filmación casera que le dio para, junto amigos y familiares, parir cortometrajes. Uno de ellos (Snow) recibió cierto reconocimiento en festivales, lo que le facilitó el contacto con John Kemen, al que le intentó convencer que le produjese un guión titulado The Girl Who Owned a City, que acontecía en un futuro donde no había adultos. Pero al productor no le interesó ese guión y le ofreció la posibilidad de dirigir una de las dos producciones que tenía entre manos. Evidentemente ya sabemos que se acabó adjudicando el de La puerta, pero el otro, el que descartó, era El aparecido, otro film con cierto culto.

El film acabó teniendo problemas para iniciar su rodaje, lo cual fue una bendición para el señor Takas y su equipo, que les permitió tener mucho tiempo para la preparación de los efectos especiales, obra de Randall William Cook, que ya venía de estar en Los cazafantasmas y la secuela de Poltergeist. Luego siguió en la serie B con Doctor Mordrid y Autopista al infierno, para pasar a las superproducciones como la trilogía de El señor de los anillos, con la que ganó un Oscar por cada una de ellas.

La puerta, The gate, Tribor Takacs, Stephen Dorff

La puerta tuvo un paso por la taquilla norteamericano más que bueno. Costó algo más de 2 millones y recaudó 14. Para que te hagas una idea, Una pandilla alucinante es del mismo año y sólo recaudó 4 y había costado 12. En cambio, el tiempo le ha dado la vuelta a la tortilla y el film de Fred Dekker ha dejado más poso entre las audiencias de la época. 


La puerta 2 (The gate II, 1990). La siguiente película de Takacs, pese a la buena acogida de La puerta, fue otra serie B como Lecturas diabólicas. El film no funcionó tan bien, cosa que ayudó la mala distribución que tuvo. Su siguiente movimiento era volver a coger oxígeno regresando a terreno abonado con la secuela de La puerta (lo mismo que haría poco después Anthony Hickox con Waxwork y Waxwork 2). Lo primero que llama la atención es que aquí el protagonista es el amigo heavy de Stephen Dorff. Según explicaba el propio Takacs, esto era algo totalmente intencionado y no que Dorff no quisiese participar en la secuela. Pero lo realmente que llama la atención es la poca conexión que hay entre ambos films pese a que tengan en común esos mini demonios o lo que diantres sean. Si en la original todo sucedía en una casa, aquí hay un montón de localizaciones. Los personajes no dejan de ir de aquí para allá y los usan como si fueran un Wishmaster cualquiera, de esos que conceden deseos que se acaban volviendo en tu contra. Realmente se quisieron desmarcar de la original y s epasaron de frenada.
La puerta 2 costó el más del doble que su predecesora y apenas recaudó una tercera parte. Habría que ver em que condiciones se estrenó, pues la productora quebró y el film no se estrenaría en los USA hasta un par de años después, 1992. Este nuevo fracaso supuso el revés definitivo para su director, mandándolo al siempre peliagudo terreno televisivo donde estaría detrás de cosas tan variopintas como Sabrina, cosas de brujas; Loca academia de policía, la serie; o El cuervo. Ya en el nuevo milenio y en pleno boom de los DVD se enganchó a esa retahíla de productoras de boñigas como es Nu Image (luego recicladas al mundo del VOD) y parió basuras catastrofistas o de insectos mutantes con mucho actor de aquellos que antaño vivieron días de gloria (Kristy Swanson, Christian Slater, Judd Nelson...): Rats, Mega snake, Arañas devoradoras, Tornado terror... Efectivamente, esas que emite Cuatro y con las que haces la siesta los fines de semana.

viernes, junio 30, 2017

Festival de trailers (XIX)




Bat 21 (Bat 21, 1988) de Peter Markle. Con Gene Hackman, Danny Glover, Jerry Reed, David Marshall Grant.




El sendero de la traición (Betrayed, 1988) de Costa-Gavras. Con Tom Berenger, Debra Winger, John Heard, John Mahoney, Jeffrey DEMunn,Betsy Blair, Ted Levine.





La casa de los espíritus (The House of the Spirits, 1993) de Bille August. Con Jeremy Irons, Winona Ryder, Glenn Close, Meryl Streep, Antonio Banderas,Vanessa Redgrave, Sarita Choudhury, María Conchita Alonso, Armin Mueller-Stahl, Vincent Gallo.


domingo, junio 25, 2017

Un millón de dólares en el aire

Un millón de dólares en el aire, Robert Duvall, Treat William, The Pursuit of D.B. Cooper

Uno de los misterios sin resolver de la reciente historia de los EEUU es el caso de D. B. Cooper. Sí, como el protagonista de Twin Peaks.


Un millón de dólares en el aire, Robert Duvall, Treat William, The Pursuit of D.B. Cooper A principios de los 70, un tipo que se identificó como Dan Cooper (luego rebautizado como D. B. Cooper por un error en la investigación) compró un billete para un vuelo con destino Seattle. Durante el viaje secuestró el avión amenazando con activar una bomba que llevaba en su maletín y pidió un rescate de 200 mil dólares. Una pasta gansa en 1971. El avión aterrizó en Seattle, donde Cooper recibió el dinero y 4 paracaídas a cambio de liberar a los pasajeros, cosa que hizo. El avión, con sólo el secuestrador y parte de la tripulación, puso rumbo Oregón. El piloto, que junto al resto de la tripulación, había sido encerrado en la cabina de vuelo, tuvo que aterrizar en Reno, donde la policía estaba esperando y lo único que encontró en el avión fueron a los miembros de la tripulación. Ni rastro de Cooper, el dinero o los paracaídas.
La versión generalizada es que el tipo se lanzó en pleno vuelo. Pero dadas las condiciones meteorológicas (temperaturas muy bajas y una fuerte tormenta) hacían indicar que no sobrevivió a la caída.

No sería hasta 1980 que un niño encontró 3 paquetes de billetes en el río Columbia, siendo analizados por FBI que admitió que se trataba de parte del rescate. A partir de ahí poco más se supo del caso hasta que, finalmente, en 2016 el FBI decidió cerrar el único caso de secuestro aéreo que no ha sido resuelto, convirtiendo a Cooper en casi una leyenda, siendo objeto de todo tipo de culto tirando a simpático, una especie de héroe de cara a la gente. Vamos, un Dioni de la vida pero con bastante más carisma y mucha menos caspa.


Un millón de dólares en el aire, Robert Duvall, Treat William, The Pursuit of D.B. Cooper

La recien fundada en 1980 PolyGram Entertainment que estaba controlada por famoso tándem de Peter Guber y Jon Peters, compra los derechos del libro Free fall: A novel de J.D. Reed (que no tengo constancia que se editará aquí) con vistas a producir una adaptación. Curiosamente el escrito cogía la base de la historia real como punto de partida pero cambiaba muchas cosas. Por ejemplo, el protagonista se llama J. R. Meade y es un ex boina verde que estuvo en Vietnam y el rescate que pide son 750 mil dólares. Como luego veremos, estas licencias no se respetaron en la película final y se tiró por la historia real.

Un millón de dólares en el aire, Robert Duvall, Treat William, The Pursuit of D.B. Cooper

El primer elegido para sentarse en la silla de director fue Steve De Jarnatt (que años después dirigiría la cult movie 70 minutos para morir y Cherry 2000), pero que no pasó de la etapa de preproducción por diferencias con el estudio. Finalmente contrataron a un alcoholizado John Frankenheimer (con W.D. Richter como guionista en la sombra), que incluso llegó a rodar una escena; pero que tuvo problemas con Peters y Guber, siendo rápidamente reemplazado por Buzz Kulik, un veterano que tenía una filmo llena de series de televisión y algunos títulos para cine bastante llamativos como Cazador a sueldo, la última película de Steve McQueen. Pero Kulik se tomaba su tiempo para rodar, y cuando estuvo toda una semana para finalizar una secuencia en unos rápidos y que tenía poca mano para controlar los tira y afloja que se llevaban Robert Duvall y Treat Williams, fue despedido. Aun y así rodó casi toda la película. Ahí entra en escena el temido Joel Silver, que en la época estaba empezando como productor de la mano de Lawrence Gordon, con el que ya había hecho The Warriors y Xanadú. Éste recomienda dar las riendas a Roger Spottiswoode, que había sido montador de El luchador (una producción de Lawrence Gordon) y venía de debutar con el slasher El tren del terror y luego acabaría siendo uno de esos directores sin personalidad que hacen cualquier cosa (¡Alto!, o mi madre dispara, Socios y sabuesos, Air Amértica...). A Spottiswoode le encargaron montar todo lo que se había rodado, pero aquello no tenía ningún tipo de coherencia, así que le dieron un millón para que rodase escenas adicionales y contrataron a Ron Shelton (que años después sería director de pelis deportivas como Los búfalos de Durham, Los blancos no la saben meter o Tin Cup) para que escribiera las nuevas escenas.

Un millón de dólares en el aire, Robert Duvall, Treat William, The Pursuit of D.B. Cooper
Después de todo este baile de nombres Spottiswoode quedó en los créditos como director y Buzz Kulik como único guionista. Y no hace falta ser muy listo para intuir que el resultado final era un gran desastre que se llevó un merecido fracaso económico. Aquí llegaría muy tarde, en otoño de 1984, de la mano de Filmayer, que se sacó de la manga un título como Un millón de dólares en el aire (¿dónde se supone que están los otros 800 mil?) -aunque en los 90 se llegó a emitir en televisión como La persecución de D. B. Cooper- y un póster la mar de soso, nada que ver con el original que mola mucho más, a la par que recuerda al de La maldición de la pantera rosa. Lamentablemente este cartel nos promete emociones muy fuertes y una recreación del salto del avión y eso no es así, siendo el cartel de Filmayer mucho más acorde a los que nos vamos a encontrar: a Treat Williams con camisa de leñador corriendo por el monte.

Un millón de dólares en el aire, Robert Duvall, Treat William, The Pursuit of D.B. Cooper

Y es que el film se desarrolla justo en el momento que el avión secuestrado toma tierra y ahí no está el tal Cooper, y nos topamos con un Robert Duvall que encarna al de la compañía de seguros que quiere atrapar al ladrón. Además, casualidades de la vida, éste fue instructor militar de Williams, que aquí encarna a Cooper. Y es que una de las hipótesis del asunto que barajó el FBI es que el secuestrador fuese un ex militar. Por lo demás pura monotonía con Duvall persiguiendo a Williams por lo montes como el coyote y el correcaminos, mientras, de vez en cuando, Paul Gleason sale con cara de chiflado. Todo ello bañado con una banda sonora de James Horner totalmente infame, llena de banjos y todo muy country. Casi parece que estemos ante un episodio más de Los Dukes de Hazzard / El sheriff chiflado.

Y es una lástima, porque la historia tiene chicha para hacer algo mucho más entretenido que una vulgar película de corre corre que te pillo. Pero está claro que todos los problemas de la producción, con las incontables entradas y salidas de directores y guionistas no le hizo ningún bien. La clásica película que es más interesante la historia que rodeó su producción que lo que acabó saliendo en pantalla.


lunes, junio 19, 2017

Area 88 / U.N. Squadron

area 88, u.n. squadron, vhs, traición en los cielos, capcom
 
Como la mayoría de los poseedores de una Super Nintendo en la primera hornada, disfruté como un loco con el pack que incluía el Super Mario World. Luego ya vendrían el del Street Fighter II, el de Carlos Sainz o el del Mario All Stars. Pero el original, el primero, el que incluía esa joyita de Miyamoto era canela en rama. Pack que cayó el día de reyes de 1993, y de propina ¡catacroquer! el U.N. Squadron, versión doméstica del arcade de la mano de Capcom.

area 88, u.n. squadron, vhs, traición en los cielos, capcom

Reconozco que no tenía demasiada ganas de incarle el diente, básicamente por mi falta de interés en la época por los shoot'em up y que los de la Hobby, pese a ponerlo bastante bien, destacaban su elevada dificultad y que el avión que manejábamos era demasiado pequeño.

Como ya se ha dicho millones de veces, por la época te podía caer uno o dos juegos al año, más allá de alquilarlos o con el clásico trueque con los amiguitos del cole, así que el que te tocaba había que exprimirlo al máximo. Te gustase más o menos. Y lo clásico, que a base de meterle horas empecé a coger el gustillo al juego de Capcom. Más allá de ir hacia adelante y disparando a todo lo que se menease, el asunto tenía su componente de estrategia. Para empezar teníamos a 3 pilotos para elegir (cada uno con sus virtudes) y 6 aviones que podremos ir comprando según el dinero que dispongamos. Todos los aviones podíamos incorporarles unas armas especiales, que eran diferentes según el avión. Salvo para el F200, el último avión que costaba la friolera de 1 millón de pavos cósmicos, y capaz de manejar todas las armas especiales.



area 88, u.n. squadron, vhs, traición en los cielos, capcom

Pero si había algo que me llamaba poderosamente la atención era el diseño de los personajes, desde los tres pilotos (el japonés andrógino Shin Kazama, el yanki Mickey Scymon y el danés Greg Gates), pasando por el tipo que te explica las misiones hasta el vejete que te vende el armamento. ¡Eran muy manga! Y algo me olía.

No fue hasta el nuevo milenio, con el acceso a la red de redes que me enteré que el juego estaba basado en un manga de finales de los 70 llamado Area 88 y firmado por Kaoru Shintani editado por Shogakukan. Y no sólo eso, si no que a mediados de los 80 se editó en VHS un OVA de 3 episodios que aquí pudimos ver gracias a Chiqui Video.

area 88, u.n. squadron, vhs, traición en los cielos, capcom

La historia tiene como protagonista al japo de Kazama, un piloto en prácticas que es engañado y firma un contrato para irse al area 88, una zona de Oriente Medio donde unos mercenarios libran una guerra. La única forma que tiene de volver a su casa es aguantar 3 años o pagar un millón y medio. 

area 88, u.n. squadron, vhs, traición en los cielos, capcom

Así que, sin más contemplaciones y directamente desde la bobina de un roído VHS, el primero de los 3 OVA's titulado Traición en los cielos por primera vez en internet doblado al castellano.
Bon profit!

sábado, junio 17, 2017

Festival de trailers (XVIII)



El libro de la selva 2 (The Jungle Book, 2003) de Steve Trenbirth.




El rey León 2 (The Lion King II: Simba's Pride, 1998) de Darrell Rooney y Rob LaDuca.






Las nuevas aventuras de la Sirenita (The Little Mermaid -TV Series-, 1992) de Jamie Mitchell.

 

lunes, junio 12, 2017

La bruja de mi madre

la bruja de mi madre, larry cohen, bette davis, barbara carrera

Explicaba el bueno de Larry Cohen que, allá mediados de los 80, vio a Bette Davis entregando algún premio en una gala de los Globos de oro y, pese a su aspecto decrépito y que cada vez era más raro verla en alguna película (acuerdate de Los ojos del bosque) y casi todo lo que hacía se limitaba a telefilms, pensó que todavía podía hacer una actuación memorable. Siempre y cuando le ofreciesen un buen papel, claro está.

Y ese papel era, en teoría, el de la bruja cínica y cabronceta de La bruja de mi madre.
De la película guardaba cierto buen recuerdo. Más por efecto nostálgico, por aquello de verla de niño en algún verano de los primeros 90, que por sus virtudes cinematográficas. Y está claro que la revisión, después de unos 25 años, no ha sido todo lo descacharrante que a uno le hubiera gustado.

La bruja de mi madre casi hubiera sido mejor si le hubieran puesto La bruja de mi suegra. Hasta se me ocurre haberla enfocado con el mismo recurso que Polanski realizó La semilla del diablo, dejando al espectador siempre con la duda si todo era realidad o producto de la imaginación de Mia Farrow (al menos hasta el final). Si Larry Cohen hubiera cambiado el personaje de la madre por una suegra, lo reconozco, simplemente hubiera sido un chiste en el título que no hubiera cambiado nada importante en la trama.


la bruja de mi madre, larry cohen, bette davis, barbara carrera

Básicamente el argumento es el de una bruja que se dedica a engatusar a señores mayores, casarse con ellos, liquidarlos y vaciarles la cuenta bancaria. En este caso Bette Davis se casa con Lionel Stander (uno de esos secundarios que en cuanto lo veas te sonará) al que poco menos que lava el cerebro para que se quede en plan zombie viendo concursos de la tele, hasta que aparece la hija de este, una Collen Camp (la sirvienta sexy de Cluedo, el juego de la sospecha) y su marido calzonazos (David -Sledge Hammer- Rasche). La hija empieza a sospechar que algo está pasando así que empieza a indagar y acaba contratando a un investigador privada que luce los rasgos del siempre patoso Richard Moll. Para acabar de liarlo todo aun más, la bruja adquiere una nueva personalidad mucho más joven y atractiva con cara y cuerpo de una ya muy operada Barbara Carrera, que se dedica a poner palote al marido de la hija.

Al final la cosa acaba siendo un poco lo que decía, el esquema de La semilla del diablo con la salvedad que aquí sabemos desde el minuto uno que la madrastra es una auténtica bruja, gracias al prólogo que nos explica como miniaturizó a la anterior familia a la que limpió la cuenta bancaria.

Y es que la cosa se enreda rápido. Ya a mitad de película, cuando entramos en el pantanoso terreno del hombre zombificado que se presenta a los concursos y sabe las respuestas de las preguntas antes que se las formulen ya comienza a ponerse cuesta arriba.
Pero la cosa tiene su explicación y es lo más divertido y el porqué pierdo el tiempo en dedicarle una reseña a un film tan insustancial.

la bruja de mi madre, larry cohen, bette davis, barbara carrera

Como escribía al inicio, Larry Cohen escribió el film (¡en una semana!) pensando en Bette Davis. Al principio todo eran flors i violes. El director y la actriz compartían largas charlas donde él disfrutaba de las anécdotas del Hollywood dorado y, mientras, ella iba sacando su lado de diva. Que si cámbiame el guión por aquí, que si quiero cobran un cuarto de millón (cuando el film apenas costó 2,5 millones) por allá... Pero el rodaje se fue enrareciendo. La diva comenzaba a dar síntomas de incomodidad en el set (con algún que otro roce con David Rasche), además de haber tenido alguna caída y un susto con el mecanismo que hacía que los cigarrillos que fumaba en pantalla se encendieran por arte de magia.

Y un buen día Bette Davis no apareció por el set y nunca más volvería. La versión oficial fueron los accidentes del rodaje y que no tenía buena relación con el director. Pero la realidad era bien distinta y se destapó cuando tuvo que hacer una declaración jurada para la compañía de seguros que tuvo que hacer acto de presencia cuando la producción se alargó y, por consiguiente, el presupuesto aumentó. A Davis se le había roto el puente de su dentadura postiza antes de iniciar el rodaje y recitar sus líneas estaba siendo un infierno. Cosa que afectó a su estado de ánimo y más cuando veía los copiones diarios. Así que, por puro ego y/o autoestima, a la semana decidió dejar el rodaje y largarse a ver a su dentista que le informó que arreglar aquello le llevaría semanas.


la bruja de mi madre, larry cohen, bette davis, barbara carrera

Para solucionar el entuerto, Cohen tuvo que tirar del repertorio de experto en la siempre complicada serie B y modificar el guión. En una primera intentona pensó en Lucille Ball (la de Te quiero, Lucy) para reemplazar a Davis, pero ésta también estaba con un pie y medio den la tumba. Finalmente se sacó de la chistera a Barbara Carrera con ese personaje que es una especie de hija de la bruja con la que no puede coincidir y comparten el gato negro como "recipiente". En un principio este personaje era el gato al que la bruja le da aspecto humano.

la bruja de mi madre, larry cohen, bette davis, barbara carrera

Después de los retrasos, el film se estrenaría a primeros de 1989 en los USA. Poco antes del estreno Davis hizo algunas entrevistas criticando la cinta, diciendo que aquello fue poco menos que un infierno, que lo que se estaba rodando no era lo que aparecía en el guión original y que aquello iba a destrozar su carrera. ¡¿Mande?!

Está claro que La bruja de mi madre no es nada del otro jueves. La trama está demasiado alargada y, quizá, le quedase mejor el formato de 40 minutos como episodio de, por ejemplo, Historias de la cripta. Los efectos son muy tristes, las maquetas cantan a leguas y los cromas son terribles. Amén de muchos de los supuestos gags funcionan mejor sobre el papel que en su ejecución. Cosa esta última muy habitual en la filmo de Cohen. Sin duda, lo mejor de la película es todo lo que rodeó su rodaje más que ella misma.

miércoles, junio 07, 2017

Wishmaster (y secuelas)

wishmaster, wes craven, Robert Kurtzman, robert englund, Andrew Divoff, djinn

Wishmaster, en espíritu, me recuerda poderosísimamente a Body Bags. Ambas producciones que buscan más homenajear y guiñar el ojo al fan del fantastique con un interminable pase de caras conocidas del género. Y además, en su acabado, films más o menos fallidos que se aguantan por las referencias. Siempre y cuando las pilles, claro. Aunque Body Bags se salva por ser una peli de historietas y este tipo de productos siempre son irregulares y se tiene asumido. Además de tratarse de un proyecto que nació para ser una serie y murió para quedarse en un telefilm-piloto.

En cuanto a Wishmaster, la cosa, en su conjunto, se aguanta un pelín mejor. Pero seguimos estando en terrenos de serie B y tampoco vamos a pedirle peras al olmo.

wishmaster, wes craven, Robert Kurtzman, robert englund, Andrew Divoff, djinn

Dirigida por Robert Kurtzman, que si bien tenía su carrera en el campo del maquillaje y efectos (donde empezó trabajando en la compañía de John Buechler, lo que le hizo participar en un montón de producciones de la Full Moon y luego montar la KNB junto a Nicotero y Berger) más que asentada, ya había hecho su debut en la dirección con The Demolitionist, aquí titulada Policía de acero. Una serie B que por momentos se acerca peligrosamente a la Z y que podría pasar por una exploitation de RoboCop por aquello de una policía a la que dejan medio muerta y la someten a un experimento que la convierte en una super policía que quiere liquidar al malo de Richard Grieco. Todo con mucha estética de serie juvenil 90tera, estilo Power Rangers, pero que realmente se parece más a Wicked Weapon, aquella de Jenna Jameson y Laure Sainclair. La cosa se quedaba en una bazofia de difícil digestión donde Kurtzman ya apuntaba a lo de meter colegas que a su vez eran caras muy conocidas para el espectador. Por ahí desfilaron Jack Nance, Bruce Abbott, Heather Langenkamp, Joseph Pilato, Reggie Bannister, Tom Savini, Bruce Campbell, y el mentado y super decadente Richard Grieco. Aunque la prota es Nicole Eggert, la que en la época fue una de las que lucían palmito en Los vigilantes de la playa y ahora pesa como 80 kilos y luce una cara hecha un mapa. Quizás algún día caces en la tele el episodio que protagonizó de Chapuzas estéticas.

wishmaster, wes craven, Robert Kurtzman, robert englund, Andrew Divoff, djinn

Volviendo a Wishmaster. Kurtzman aterrizó en la producción cuando fue recomendado por Sam Raimi. Los productores buscaban alguien que pudiera sacar petróleo de un presupuesto muy ajustado y un calendario de rodaje apretado para una producción de corte fantástico, y el director de Posesión infernal, que veía que esa propuesta era un paso atrás en su carrera, dejó caer el nombre de Kurtzman, con el que ya había colaborado en la segunda y tercera parte de las aventurillas de Ash.

En Wishmaster la cosa va de la clásica vuelta de tuerca de la historia del genio que concede deseos, dando a estos una versión negativa para el que los formula. Según la mitología de la película (y la saga) existen una raza de seres llamada djinn, que poseen el poder de conceder deseos a los humanos. Siendo un total de 3 y cuando se conceda el último toda la raza de djinn invadirá nuestro mundo.

 
wishmaster, wes craven, Robert Kurtzman, robert englund, Andrew Divoff, djinn

Después de que durante siglos uno de estos seres permanezca encerrado en una piedra preciosa, ésta cae en manos de un trabajador del puerto que intentará venderla. Pero mientras la tasadora de turno examina la joya, el djinn sale de su encierro y se dedicará a intentar que su raza invada nuestro mundo.

Como ya he dejado entrever antes, el reparto es una lista interminable de caras conocidas en el género: Robert Englund, Kane Hodder, Tony Todd, Ted Raimi, Angus Scrimn, Joseph Pilato, Reggie Bannister... y alguno que me dejo por ahí. Aunque el que se lleva todo el protagonismo es Andrew Divoff, que interpeta al djinn, tanto en su versión bajo toneladas de maquillaje y en su versión "humana".

wishmaster, wes craven, Robert Kurtzman, robert englund, Andrew Divoff, djinn

No sólo de caras conocidas vive el fandom. Aquí se impone festival de efectos, que tratándose de una producción de la KNG se exige cierto nivel. Nivel al que, en general, se llega cuando se trata de los efectos analógicos, que nos regalan un festival bastante gore. Lástima que también tengamos por ahí los tan temidos efectos digitales noventeros. Si estos eran flojuchos en la época (salvo contadas excepciones blockbusterianas) en una serie B eran terribles. Wishmaster es un buen ejemplo.
En su conjunto el film acabó siendo una gracieta simpática para los fans y un espectáculo dantesco para la crítica más sesuda. Si bien no destrozó la taquilla (triplicó sus 5 millones de dólares de presupuesto en suelo norteamericano), en videoclubs hizo el agosto, dando pie a una retahíla de secuelas que su única intención eran vivir de los alquileres. Es posible que parte del éxito venía dado por tener ese "Wes Craven presenta". El clásico señuelo de poner el nombre de alguien (en ese caso de un Craven que había vuelto al candelero gracias al éxito sorpresa de Scream) que, en el fondo, se reduce a un productor ejecutivo, que viene a ser cobrar por dejar que pongan su nombre en los créditos.



wishmaster 2 Wishmaster 2. El mal nunca muere. (Wishmaster 2. Evil Never Dies, 1999). Una parejita de novios montan un robo en un museo. El plan sale mal y sin querer acaban liberando al djinn de su cautiverio, que se pondrá manos a la obra para conseguir que su pueblo se haga con el control de nuestro mundo.
Dirigida por un ya muy decadente Jack Sholder, al que le quedaban muy lejos los días de Hidden y Pesadilla en Elm Street 2, aunque aun estaba por llegar Aracnid. Andrew Divoff sigue haciendo de malo con cara de pasado de farlopa. Por lo demás, un reparto totalmente insustancial.
La película ya deja de ser una serie B simpática para caer en el patetismo, con ciertos toques de peli carcelaria (pues el djinn en forma humana se pasa un buen rato en ella) pero muy casposilla. Pero tampoco olvidemos que estamos ante una producción facturada directamente para el mercado de videoclub.



wishmaster 3Wishmaster 3. La piedra del diablo (Beyond the Gates of Hel, 2001). Aquí ya damos un paso a la serie B más cutre y telefilmesca mandando a la producción a facturarse en Canadá y, además, rodar esta tercera entrega a la vez que la cuarta.
Aquí parece que van a meter la trama en el mundo del instituto, lo cual podría ser genial para llevarla directamente al terreno del slasher. Pero la cosa se queda a medio camino. Por contra tienen la idea de sacarse de la manga a todo un arcángel para que posea un cuerpo terrenal y combata al djinn. Pero lo que sobre el papel parece un balón de oxigeno la mar de interesante, el resultado es malísimo. Aquí ya ni siquiera contamos con Andrew Divoff como el malo de la función, si no a un tal John Novak. Aunque en su versión humana tenemos a Jason Connery, el hijísimo de Sean Connery.



wishmaster 4Wishmaster 4. La profecía (Wishmaster 4. The Prophecy Fulfilled, 2002). Después del amago de meter al concededor de deseos chungos en el mundo estudiantil, volvemos a lo de siempre. Un pintor que se queda paraplégico por un accidente, tiene como abogado a un tipo que acaba siendo el djinn. Y lo de siempre. Es complicado decir si estamos ante el punto más bajo de la saga porque tanto la 2 como la 3 dejaron el listónmuy bajo, pero sin duda la cosa terminó en un despropósito de órdago. 
Tanto ésta como la anterior vienen firmadas por un tal Chris Angel, que a finales de los 90 dirigió Fe maldita y The Fear 2. Miedo en Halloween, la del tipo de madera. Y poco más hizo, acabando en su medio natural, siendo editor en televisión.

domingo, junio 04, 2017

Festival de trailers (XVII)





Batman (Batman, 1989) de Tim Burton. Con Michael Keaton, Jack Nicholson, Kim Basinger, Michael Gough, Billy Dee Williams.




Pesadilla antes de Navidad (The Nightmare Before Christmas, 1993) de Henry Selick.




Tod y Toby (The Fox and the Hound, 1981) de Art Stevens, Ted Berman y Richard Rich.


Bonus Track 

domingo, mayo 21, 2017

El mago de los sueños

El mago de los sueños, Francisco Macián, Estudios Moro

Considerada por muchos como la cúspide del largo animado autóctono. Aunque, la verdad, el paso del tiempo la ha ido arrinconando y que, no nos engañemos, a día de hoy no puede competir con las series animadas de moda y mucho menos con el monstruo que es la factoría Disney. Y es curioso porque en su época estuvo pensada para competir con la casa de Mickey Mouse. Ojo, salvando mucho la distancia del montante con la que se manejaba el tito Walt.

El mago de los sueños, Francisco Macián, Estudios Moro

Para hablar de El mago de los sueños hay que pasar inevitablemente por dos nombres: José Luis Moro y Francisco Macián. 
El primero, junto a su hermano Santiago, fundador de los Estudios Moro, una fabrica de anuncios animados que acabaría creando a la calabaza Ruperta del Un, dos tres.

Por su parte, Macián a mediados de los 50 había fundado DIBSA (Distribuidora Internacional de Dibujos) junto a Jaume Papasseit en Barcelona. Siendo también una factoría de animación enfocada al mercado publicitario, que con el tiempo acabarían colaborando con los Estudios Moro en varios spots. No hay que olvidar que por la época aparece TVE, lo que hace la publicidad audiovisual no esté solamente limitada a los cines.


Durante mucho tiempo Macián tantea la opción de dar el salto al largo de animación, concretamente con Candelita, pero cuando el proyecto comienza a tomar cuerpo le aconsejan que opte por usar personajes que ya sean conocidos por el público, lo que hace que se decante por la familia Telerín, ya que en la época es todo un boom y, además, tiene estrechos lazos con su creador, el ya mentado Jose Luis Moro. Éste accede a cambio del 25% de los derechos del film.
Hay que decir en este punto, que muchos se han apresurado a catalogar el film como parte de exploit de los personajes, siendo estos motivo de mercaderías estilo muñecos, cromos, cuentos... Pero, aunque para los Moro esto sería visto así, Macían no parece que fuese por ese camino. La prueba más evidente es que podría haber subido al carro poniendo en el título La familia Telerín y el Mago de los sueños o algo por el estilo. En cambio, esto sí sucedió con las versiones para Sudamérica.

Así pues, este primer largometraje contaría con Cleo, Teté, Maripí, Pelusín, Coletas y Cuquín como protagonistas, además de el personaje del título, el Mago de los sueños. Siendo una historia que explica como una noche, el mago, que tiene como trabajo hacer que los niños que se han comportado bien tengan bonitos sueños, llega a casa de los Telerín y uno a uno van teniendo sus sueños, siendo básicamente una historia compuesta de diferentes sketchs. Además, tenemos al némesis del mago, el canalla de Don Coco Quitasueños, tipo con acento francés que se dedica a infringir pesadillas a los niños malos. Y es precisamente en el fragmento que lanza sus malas artes en el sueño de Pelusín donde me dejaba muy chafado de pequeño. Una auténtica pesadilla del niño al que un jefe cabrón le hace la vida imposible al darle una moneda falsa, lo que hace que acabe con sus huesos en una triste cárcel. No sé porqué, aquello me daba muy mal rollo.

El mago de los sueños, Francisco Macián, Estudios Moro


La película, totalmente producida en Catalunya, siendo la primera intención estrenarla en catalán pero que, evidentemente, no pudo ser, fue un trabajo titánico que les llevó más de 3 años de producción. Con un sin fin de quebraderos de cabeza para poder conseguir el dinero para su finalización. Sin ir más lejos, el sueño de Cleo, además de ser la secuencia más corta, está hecha de forma muy rudimentaria, casi animación desanimada que diría aquel, donde casi son dibujos estáticos con un aire muy infantil (los fondos parecen sacados de La noche estrellada de Van Gogh). Esto fue porque simplemente no tenían más dinero para la producción. Aun y así, hay que decir que esa "desanimación" le da cierta aroma a lo que nos llegaba de europa del este y que junto a la canción tan popera (para la época) no nos da la sensación que sea un recurso ante la falta de dinero, si no que está hecha así a propósito. Y es que todos los sueños tienen un diseño diferente entre ellos, algo que viene según de quien sea el sueño, dando al conjunto estilo ecléctico. Por ejemplo, el sueño de Cuquín parece que lo haya dibujado un niño de 5-6 años (más o menos como lo que veríamos décadas después en el Yoshi's island de la SuperNintendo).

Aun y así, Macián no puede ocultar su amor por el estilo Disney, y siempre nos da pinceladas que nos lo trae a la mente. Ya sea porque el film no deja de ser un musical o ese inicio del mago sobrevolando los tejados que parece sacado de Peter Pan.
Además de contar con un doblaje que mezclaba voces de aquí con otras con el famoso español neutro, que es como nos vinieron todas las cintas animadas de Disney hasta La bella y la bestia.

El mago de los sueños, Francisco Macián, Estudios Moro


Estrenándos en salas en diciembre de 1966, la película fue un rotundo éxito que recaudó 12 millones de pesetas (algo más de 70 mil euros sin contar la inflación), un pastizal en la época. Aunque hay que decir que el presupuesto del film rondaba los 18 millones. La película había sido un gran éxito, pero también es cierto que había costado muchísimo. Si bien hay que comentar que en el resto de Europa no tuvo presencia (por aquello de las cosas del caudillo), pero que en varios países de Sudamérica y Portugal cosechó bastante éxito.

Tendríamos que saltar hasta 1984 cuando Ízaro Films adquirió los derechos del film y haría un reestreno y su consiguiente salto al videoclub, que es donde muchos pudimos verla por primera vez. Y aquí sí que Ízaro puso la coletilla de "La mejor película de dibujos animados con la Familia Telerín".


El mago de los sueños, Francisco Macián, Estudios Moro


Macián seguiría con su empeño de convertir en realidad el proyecto de Candelita, pero pese hacer una ruta por Hollywood y entrevistarse con directivos de la Metro, Hanna Barbera o la Warner en busca de capital, nunca pudo llevarlo a buen puerto. Finalmente acabaría editando la historia en un libro con textos de Gloria Fuertes e ilustraciones de José Ramón Sánchez.

Macían moriría a finales de los 70, víctima del cáncer, y justo antes del estreno de su única película en imagen real, Memoria (Las bestias no se miran al espejo).


domingo, mayo 14, 2017

Festival de trailers (XVI)



La bella durmiente (Disney's Sleeping Beaut,
1959) de Clyde Geronimi.




 


El retorno de Jaffar (The Return of Jafar, 1994) de Toby Shelton, Tad Stones y Alan Zaslove







 

El pasajero clandestino (1995) de Agustí Villaronga. Con Simon Callow, Bruno Todeschini, Mercé Pons, Alexandre Zlotto, Rosa Novell, Joan Potau, Jordi Dauder, Josep Minguell


sábado, abril 22, 2017

Invisible. Las crónicas de Benjamin Knight

Invisible. Las crónicas de Benjamin Knight, Charles Band, Full Moon

Vendida como una especie de spin of de Mandroid, un subproducto rodado en Rumanía al que Charles Band y su Full Moon noventera acogieron con los brazos abiertos para meterla en ese lote que acabó distribuyendo la mismísima Universal. Pero en realidad es una secuela en toda regla, pese a que ese título y carátula no quieran vender que el prota de esta aventurilla es el tal Benjamin Knight (que, pese a nombre tan chanante, juraría que en la película nunca se menciona su apellido), personaje secundario del anterior film que desaparecía rápidamente de escena cuando sufría un intento de muerte a manos del malísimo de Drago, pero en realidad acababa recibiendo los efectos de una piedras ¿radioactivas? que le dejaban invisible. En Invisible. Las crónicas de Benjamin Knight es uno más dentro del dueto de científicos que controlan al androide Mandroid. Y que aquí vuelven a toparse con el deformado de Drago, que se las ha ingeniado para establecerse en un centro psiquiátrico, el cual usa de centro de operaciones, y rodeado de un grupo de locos (se sobreentiende que estos eran pacientes del centro y a los médicos les debieron dar matarile) sigue persiguiendo la tecnología de Mandroid.


Invisible. Las crónicas de Benjamin Knight, Charles Band, Full Moon

Si en el anterior film todo era cutre y zetoso, aquí la cosa no ha cambiado demasiado. Pero ¡oh milagro! la cosa resulta ser medianamente entretenida.
Ya empezamos con ciertos toques que le acercan mucho al cómic de toda la vida, con el malo que tiene a un grupo de locos como sicarios y que en el fondo son un puñado de pelagatos. Todos con caras de dementes y atuendos de risa (uno lleva un paraguas, otros va todo el día con la camisa de fuerza puesta y otro con guantes de boxeo.

Incluso hay un intento de darle algo de acción al asunto, con una persecución por las calles rumanas. Siempre rodada con mucho plano muy cerrado, pero que no pueden evitar que se les cuele algún transeúnte mirón. Y es que por mucho que se empeñen, esto no deja de ser una (sub)producción de Europa del este. Pero aun y así nos lo pasaremos bien. 



Invisible. Las crónicas de Benjamin Knight, Charles Band, Full Moon

A nivel de efectos seguimos con el traje de caucho de Mandroid, que tampoco es que salga mucho y el hombre invisible no deja de ser uno de los efectos más baratos que se conocen en el mundo del cine. Te limitas a mover objetos con hilos de pescar y que los malos hagan ver que reciben golpes y... ¡tachán! Tienes un tipo con poderes.

Tampoco es que se lo curren mucho con el supuesto clímax final, que acontece en alguna iglesia abandonada de la localidad. Pero lo más gracioso es el epílogo, en el que nuestros héroes deciden trasladar su centro de operaciones en los USA. No sé si es que sus perpetradores eran demasiado ingenuos y se pensaban que iban a seguir la franquicia a la meca del cine.

Invisible. Las crónicas de Benjamin Knight, Charles Band, Full Moon

En el cast volvemos a tener a los mismos que ya vimos en Mandroid, es decir, actores americanos de aquellos totalmente desconocidos que sobreviven con pequeños papeles en series y alguna peliculilla minimamente decente. En la dirección el sueco Jack Ersgard, director de la anterior y que como mucho se podría destacar de su filmo a En peligro constante, telefilm con James Belushi y Rob Lowe a mediados/finales de los 90.


Aunque más gracia me hace el guionista Earl Kenton, que siguió de la mano de Charles Band escribiendo los libretos de aquellos subproductos science fiction con toques erotiquillos que parió en los 90 y principios de los 2000, para luego desaparecer del mapa.