jueves, enero 31, 2013

Hechizo letal

Hechizo letal, Cast a Deadly Spell, Fred Ward, David Warner

"Imagine Who framed Roger Rabbit? with witches and zombies instead of toons". Así rezaba una frase publicitaria, extraída de una reseña del Usa Today, en la carátula del VHS editado en USA. Hombre, compararla con la peli de Zemeckis se me hace excesivo, pero creo que tampoco es que fueran demasiado desencaminados.

Años 40, el ex policía y ahora detective privado Phillip Lovecraft malvive en su oficina, de la que debe varios alquileres. Para su suerte recibe un encargo bien pagado: recuperar un viejo libro que ha sido robado de la mansión de un millonario.

Hechizo letal, Cast a Deadly Spell, Fred Ward, David Warner

Hasta aquí nada nuevo bajo el sol, la clásica película del no menos clásico investigador privado que le da demasiado al alpiste y gusta de rodearse de fulanas. Pero si añadimos que el libro a recuperar es el necronomicón, que en el universo donde acontecen los hechos todo el mundo usa la magia y podemos encontrarnos gárgolas que cobran vida o gremlins en el motor del coche, la cosa cambia. Y mucho.

Con lo que lo que comentaban en el USA Today, comparándola con el film de Zemeckis, es un resumen bastante acertado de lo que nos vamos a encontrar en este telefilm. Sí, es un telefilm, pero por todo lo alto. 

Hechizo letal, Cast a Deadly Spell, Fred Ward, David Warner

Protagonizada por un tipo que mola mucho pero que nunca ha conseguido dar el salto más allá de la serie B, Fred Ward, que nos será más conocido por Temblores, Remo desarmado y peligroso, La presa o el Rocco de la tercera entrega de Agárralo como puedas.
Además le acompañan un par de caras conocidas en el fantástico como son David Warner (el Jack el destripador de Los pasajeros del tiempo o el malo del Tron original) y Clancy Brown (el malo de Los inmortales o uno de los sargentos de Starship troopers). A eso hay que añadirle a una primeriza Julianne Moore como la chica de la peli. Si en ¿Quién engañó a Roger Rabbit? teníamos a una pelirroja como Jessica Rabbit a lo femme fatale, aquí el turno es para Moore.

Producida por Gale Anne Hurd, ex mujer de Brian De Palma y James Cameron, además de ser haber producido la saga Terminator, las pelis de Hulk o la serie The walking dead. Y dirigida por... atención, redoble de tambor...¡Martin Campbell! Justo antes de dar el salto a las grandes producciones con Goldeneye, las dos pelis del Zorro de Antonio Banderas, el renacer de 007 con Casino Royale y el descalabro de Linterna verde.

Hechizo letal, Cast a Deadly Spell, Fred Ward, David Warner

El telefilm, es un continuo homenaje a H. P. Lovercraft, no es que esté basado en su mundo u obra, pero sí que durante todo el metraje hay guiños a ella y a la literatura fantástica en general. Por ejemplo: el bar del malo se llama Dunwich, aparece el necronomicón, hay un agente de policía que se llama Bradbury y, por supuesto, el protagonista se llama Harry Philip Lovecraft.

El telefilm está producido ni más ni menos que por la HBO, que por la época tocaba bastante el fantástico, pariendo cosas como Una pandilla alucinante, las series Historias de la cripta y Hotel room de Lynch o Peligrosamente unidos.

Hechizo letal, Cast a Deadly Spell, Fred Ward, David Warner

Hechizo letal es un telefilm muy poco recordado y/o conocido, pero los amigos del fantástico lo van a disfrutar. Hay mucho efecto artesano, los monstruitos son muñecos, maquillaje y látex como la buena época.
Además de ser una parodia divertidísima del cine de investigadores privados, con todos sus latiguillos: la voz en off del protagonista, la femme fatale del club, el antiguo amigo ahora mafiosillo, la casera del prota que no para de exigirle que pague el alquiler... todos, están absolútamente todos.

Hechizo letal, Cast a Deadly Spell, Fred Ward, David Warner, Caza de brujas
Tres años después, ya en 1994, se facturó una segunda parte bajo el nombre de Caza de brujas (Witch hunt). Eso sí, con todo el equipo nuevo. El personaje del investigador Lovercraft es aquí interpretado por Dennis Hopper, secundado por Penelope Ann Miller y Juliand Sands; además de contar con, el siempre unido a Lynch, Angelo Badalamenti. También contamos en la dirección con un clásico, Paul Schrader, guionista de Taxi Driver, Toro salvaje y Hardcore. Un mundo oculto, la cual también dirigió.
Aquí la cosa va de Hopper investigando un caso de asesinato mientras, paralelamente, un senador quiere prohibir la magia.
En esta secuela la cosa les quedó mucho más flojita, usando esa "caza de brujas" como alegoría del comunismo, que podría haber sido de interés pero la inspiración del equipo del telefilm no estaría muy allá a tenor de los resultados.

martes, enero 29, 2013

Mordiscos peligrosos

Mordiscos peligrosos Jim Carrey

Si hay una época dorada del cine fantástico son los años 50. Aunque, eso sí, todo serie B y Z. Cine de señores disfrazados, transformaciones a base de fundidos y mucha ingenuidad. Claro, luego llegó aquella época en la que hubo un montón de producciones que pretendían homenajeara esos (sub)productos, pero equivocando totalmente el concepto. Mucha producción con el toque cuidado-descuidado, es decir, que había/hay mucho empeño en hacerlo mal y que cuanto más cutre quede todo, mucho mejor. Aquellas películas cincuenteras no tenían ese pestazo naif y la parquedad de medios porque sí, simplemente no tenían un chavo que gastarse y la tecnología para los efectos especiales no daba para más.

jueves, enero 24, 2013

Space raiders (Invasores del espacio)

Space raiders (Invasores del espacio)

De Roger Corman se ha hablado y se hablará largo y tendido. Personalmente no es, precisamente, santo de mi devoción. No por su estratagemas de ganar dinero al menor coste, aunque para eso reutilice infinitamente secuencia de sus innumerables producciones, si no porque, en general, sus producciones suelen ser tirando a malas siendo generosos.
Por eso cuando te sientas a ver una producción suya con el título de Space raiders ya te hueles la enésima producción que intenta engancharse a la estela de las aventuras espaciales dejada por Star Wars y con el añadido de Indiana Jones.

martes, enero 22, 2013

Spiderman (El hombre araña)

Spiderman (El hombre araña), Nicholas Hammond

Aunque pueda parecer lo contrario, esta archiconocida versión televisiva no sería la primera vez que veríamos al hombre araña cobrar vida. En 1974 los americanos pudieron "disfrutar" de Spidey Super Stories, una especie de Barrio Sésamo pero cambiando a Espinete por Spiderman. Aparte de ser un programa meramente infantil no había nada del universo de nuestro amigo arácnido, ni los malos, ni el resto de los personajes y ni siquiera Peter Parker. Hay que comentar que intentaron darle cierta estética de cómic, hasta tal punto que Spiderman no hablaba, si no que aparecían unos bocadillos con su texto. En resumen, una simple explotación del personaje.

viernes, enero 18, 2013

El americano

El americano George Clooney

Recuerdo perfectamente salir del cine después de ver El americano y todo el mundo sacando espuma por la boca: que si es aburrida, no tiene acción, el argumento no se entiende…
Seguramente esta decepción venía por culpa del cartel, bastante chanante, por otro lado. La imagen de Clooney corriendo pistola en mano daba a entender acción, disparos, muertes y persecuciones. Y, en el fondo, disparos, muertes y persecuciones sí daba, pero en muy pequeñas dosis. Entre un disparo y otro nos podíamos pasar tranquilamente 25 minutos contemplando a George tomarse un café, dando un paseo por un bosquecillo o fabricando un rifle.

martes, enero 15, 2013

Un dólar por los muertos

Un dólar por los muertos Emilio Estevez

Corría agosto del año 1991, un servidor con sus tiernos 11 añitos se presentó en un minúsculo pueblo de Almería a pasar una semana. Un pueblecito de aquellos diminutos, de casas bajas, donde la gente tenía las puertas abiertas sin temor a que les entrara nadie y todo el mundo se conocía.
Estar en Almería y no pasarse por Almería Hollywood, lugar donde dejaron la huella Leone, Eastwood, Hill & Spencer y un montón más, es pecado, así que ahí me personé una tarde.


Aquello, no podía ser de otra forma, era un terreno árido en el que se acomodaban unas pocas edificaciones de madera que habían tenido tiempos mejores y que poco les faltaba para caerse a pedazos. Uno podía darse un garbeo por la zona a su libre albedrío y meterse  dentro de los decorados. Visitar la oficina del shérif con su celda o el banco del pueblo con su gran caja fuerte era menester para cualquiera que hubiera disfrutado de los spaghetti western, pero cuando entrabas a estos locales lo único que encontrabas era el minimalismo más absoluto. Pero no por su vertiente estética, es que allí no quedaba absolutamente nada. Supongo que era un poco de todo: faltaba todo el atretzo porque allí ya no se rodaba nada y dejar a la intemperie los utensilios no tenía el menor sentido para un lugar de visita en el que, precisamente, no es que hubieran muchos visitantes.
Aparte de meterte en algunos decorados, a cada cierta hora, podías pasarte por el "saloon" y presenciar una pelea entre cowboys al estilo teatrillo, todo envuelto en fogueo, sillas que se rompían al rozarlas y botellas de cristal hechas de caramelo.

Un dólar por los muertos Emilio Estevez

Una cosa que me dejó totalmente loco era un señor que corría por el lugar, posiblemente desde hacía décadas y, quien sabe, igual hasta había compartido un whisky con Lee Van Cleef. El tipo no paraba de explicar historietas del lugar y, aquí llega lo bueno, que el género estaba a punto de resugir porque al año siguiente iban "hacer una serie de televisión ambientada en el oeste protagonizada por el hijo de Martin Sheen." Así. Tal cual lo cuento.

Yo no sé si ese señor se había tomado demasiados whiskys con Van Cleef, Aldo Sambrell o Frank Braña, si había oído campanas o se le había aparecido la Virgen María, pero lo que me quedó muy claro que Almería Hollywood era un dinosaurio habitado por personas ancladas en los años 60 y que esperaban como el maná el resurgimiento para poder volver a vivir otra época dorada.
Todo esto quedó magnificamente retratado por Álex de la Iglesia en 800 balas, peli más que fallida, pero que captó totalmente lo que se respiraba en esas tierra de cactus.

Un dólar por los muertos Emilio Estevez

Lo cierto es que aquel señor acabó acertando que esas tierras albergarían un western con el hijo de Martin Sheen, aunque, posiblemente, él se refiriese a Charlie, que estaba más de moda que Emilio, que, salvo excepciones, estaba más encaminado a la comedia (Procedimiento ilegal, El club de los cinco, Dos chalados y un fiambre).
Y fue precisamente con una de estas comedias, Con el arma a punto (un spoof de Arma letal de la factoría National Lampoon's), donde hizo migas con su guionista y director, Gene Quintano, director, actor, guionista, productor... un tío para todo, vamos. Aunque, seguramente, su labor como guionista es la más llamativa: Yendo hacia ti (Comin' at Ya!) (aquel western en 3D rodado en Spain, concretamente en los estudios Madrid 70, anteriormente estudios Daganzo, que eran propiedad de Juan Piquer Simón y que acabaron calcinados a mediados de los 80, y protagonizada por Tony Anthony, justamente productor de Un dólar por los muertos), El tesoro de las cuatro coronas, de las dos entregas de las aventuras de Allan Quatermain de la Cannon o Loca academia de policía 3, 4 y 5. Casi nada.

Un dólar por los muertos Emilio Estevez
 El doble en las escenas de acción de Emilio Estevez en plan Matrix

Un dólar por los muertos no engañaba a nadie. Se trataba de hacer un homenaje a los spaghetti western de antaño. Sin ir más lejos, la carátula de la edición yanki rezaba "An action packed tribute to Sergio Leone".
El que quiera ver todos los clichés del género los tiene aquí: el protagonista es un hombre sin nombre muy poco dado a la cháchara; acaba asociándose con un tullido, al que al principio odia y luego entabla amistad, en la búsqueda de un tesoro; tiene un trágico pasado... y así podría seguir hasta el infinito y más allá.

El film podría ser un correctísimo homenaje e, incluso, ser un buen euro western pero tiene un gran problema: Emilio Estevez.
Emilio y su cara pueril podían dar muy bien el tipo como Billy el niño en Arma joven, pero intentar que diera el pego como si fuese un Eastwood, Nero o Bronson... El chaparraete hijo de Martin Sheen dista mucho de ser un tío duro que se carga a 30 tíos con cuatro disparos como puede verse en el vídeo de los body count de abajo y, desde luego, la cara de pan que luce no le ayuda nada.

Un dólar por los muertos Emilio Estevez

También es curioso como el film está profundamente influido del mercado emergente (en la época) de artes marciales. No tanto por las peleas, si no por los saltos acrobáticos y los tiroteos coreografiados. Incluso podríamos fabular con la influencia de Matrix, pero las dos son del mismo año. Lo que no es descabellado que El mosquetero de 2001, la cual se le criticó mucho la influencia de Matrix, pero sabiendo que el guionista era el propio Quintano no sería de extrañar que fuese más una obsesión suya por meter saltos imposibles y acrobacias varias que el apuntarse a la moda de Neo y compañía.

Además de ver a Estevez como un saltimbanqui que dispara a diestro y siniestro nos encontramos con una escena totalmente cartoon, que podría haber estado protagonizada por el Coyote y el Correcaminos perfectamente.
Nuestro protagonista se encuentra en una habitación de la que no puede escapar porque las ventanas tienen una verja y por la puerta hay unos pistoleros que amenazan con entrar. Estevez comienza a disparar al suelo mientras da vueltas sobre sí mismo, haciendo un agujero en el suelo y aterrizando en el piso de abajo. Maravillosa la mirada que les dedica a sus perseguidores cuando consiguen tirar la puerta abajo.

Un dólar por los muertos Emilio Estevez
 El stunt Marc Cass, Emilio Estevez y Quintano

Rodada durante 5 semanas en Almería y otra en Madrid, concretamente en Talamanca del Jarama, costó 7 millones de dólares, sufragado entre capital americano y Enrique Cerezo. Luego no llegó a recaudar ni 400 mil euros en nuestra taquilla y en los USA se estrenó como un telefilm más en alguna televisión por cable.

El proyecto original era hacer dos films del género, el primero era este Un dólar por los muertos y el segundo, que se rodó casi al mismo tiempo, The long kill: La justicia de los forajidos, dirigida por Bill Corcoran, un experto en episodios de series (McGyver, Jovenes policías, Misterio para tres...) y un puñado de telefilms para olvidar, y protagonizada por Kris Kristofferson y para completar el cupo de actores autóctonos tenemos Sancho Gracia, una jovencita Leonor Watling y Simón Andreu. A este film tampoco le fueron mucho mejor las cosas.

jueves, enero 10, 2013

The Star Wars Holiday Special / Return of he Ewok / R2-D2: Beneath the Dome

The Star Wars Holiday Special / Return of he Ewok / R2-D2: Beneath the Dome

Hagamos un poco de regresión. A principios de verano de 1977 se estrena en los USA Star Wars, que, aparte de reventar las taquillas de todo el planeta, saca a la palestra un negocio apenas explotado por Hollywood: el merchandising.Pero los juguetes no fueron lanzados a la vez que el film, ya que nadie daba un duro por ella. Con lo que su fabricación no comenzó hasta que el film empezó a amasar millones y Kenner, la compañía juguetera encargada de su fabricación, no podría tener las remesas de figuritas hasta mediados de 1978. Así que en pleno año 78, un año después, la franquicia iniciada por George Lucas seguía muy viva en la mente del populacho, así que no era de extrañar que la CBS le encargara un especial de 90 minutos para emitir en televisión.

martes, enero 08, 2013

Manoa, la ciudad de oro

Manoa, la ciudad de oro Piquer Simon

Justamente hoy se cumplen 2 años del fallecimiento de Juan Piquer Simón, del que he dado buena cuenta en este blog. Desde su época de "máximo esplendor" (Mil gritos tiene la noche) hasta su decadencia (La mansión de Cthulhu), pasando por algunas de sus locuras (Los nuevos extraterrestres, Guerra sucia).

jueves, enero 03, 2013

Willow

Willow, Ron Howard, George Lucas, Val Kilmer, Warwik Davis

Este es uno de esos films que podríamos catalogar como "clásico" para alguna que otra generación que lo flipaba en technicolor en los 80. Pero en cambio a mí nunca me llamó demasiado. Había visto algún cacho haciendo zapping pero había algo que me tiraba para atrás.
Han tenido que pasar más de 20 años para que le diera una oportunidad, y debo decir que mi olfato no me engañaba. Willow me ha parecido un bluf.

miércoles, enero 02, 2013

Los Simpson Springfield

Los Simpson Springfield

Creo que la mayoría estará de acuerdo conmigo, la serie de Groening hace mucho que apesta. Aquellos episodios críticos con la sociedad (americana) dieron paso a historias rocambolescas con chistes poco inspirados, mientras Homer pasaba de ser tontorrón a un deficiente en mayúsculas. Es curioso que, conforme la calidad de la animación ha ido mejorando, los guiones han caído en barrena.
Pero aquí lo que nos interesa son las a aventuras de esta familia amarilla en el terreno del videojuego, que, todo hay que decirlo, salvo pocas excepciones, han sido tirando a nefastas.