jueves, marzo 14, 2013

Starfighter. La aventura comienza

Starfighter. La aventura comienza

Que clasicazo es pasearse por los foros y que cada cierto tiempo alguien formule la pregunta mágica: "¿alguien sabe cuál es el título de una peli en la que un chaval bate el record en una máquina de marcianitos y es reclutado por los extraterrestres para combatir en una guerra espacial?"

Pues sí, es esta, Starfighter. La aventura comienza. O lo que es lo mismo, otro de esos films de aventuras infantiles/juveniles que tanto furor hicieron en los 80.
Que por si algo destaca es por fracasar en su intento y quedarse a medio camino de lo que, en principio, tiene todos los ingredientes para convertirse en otro film de culto de los niños ochenteros, dispuestos a dajarse los euros en camisetas estampadas y alguna que otra figura articulada cagada por Neca o McFarlane.



Starfighter. La aventura comienza

Toda ella es una serie B disfrazada de algo más por unos efectos que, en su mayoría, son generados por ordenador. Cosa que en la época se podía considerar como algo revolucionario pero que, vista hoy, y como es natural, están desfasadísimos. Las naves espaciales estilo vectorial y sin texturas son muy pobretonas y es una lástima, porque con otro diseño de producción podrían haber sido mucho más rescatables en la actualidad. Ahí está el caso de Tron, por ejemplo.

Por lo demás, unos cuantos actores con caretas de marcianitos nos intentan hacer creer que estamos ante una multitudinaria flota espacial. Y el detalle tan propio de la serie B es meter en el guión que con un ataque a su base (solventado en pantalla con una explosión realmente cutre, todo sea dicho) todos son liquidados y así se ahorran una posible batalla espacial multitudinaria.


Starfighter. La aventura comienza

Más allá de todo no es una película que tenga demasiados aciertos. Ni siquiera los malos tienen un mínimo de carisma, y mucho menos podemos sentir empatía con el compañero del prota o cualquiera de los personajes que deambulan en el film.
 
Dirigida por Nick Castle. Este señor de rimbombante nombre, más propio de algún personaje Marvel, tiene unos inicios en el cine unidos a John Carpenter. Comenzó colaborando uno de los primeros chortos del director de El fin del mundo en 35 mm, The resurrection of Broncho Billy (aunque aquí Carpenter no era el director) y en Dark Star. Luego se puso la máscara de Michael Myers en el primer Halloween y fue guionista de 1997: Rescate en Nueva York. Y que luego fue guionista de Hook y director de Daniel el travieso.
http://24.media.tumblr.com/tumblr_lpofy4zfjM1qzdx3po1_400.jpg

El autor del guión de Starfighter no era otro que Jonathan R. Betuel, el que luego acabara dirigiendo Dino Rex. Por lo visto a este señor el cine no es que se le dé demasiado bien.


En la taquilla americana no le fue nada mal, donde casi duplica los los 15 millones que costó. Aunque posiblemente esperasen más éxito viendo que en la misma película anunciaban la versión en libro y el videojuego, que realmente bien poco tenía que ver con el que jugaba el protagonista.
Starfighter es un claro ejemplo del quiero ser Star Wars y no llego ni a Los 7 magníficos del espacio.