jueves, enero 19, 2012

El misterio de la dama blanca

El misterio de la dama blanca
Clasicista película de fantasmas que piden ayuda. Esta vez enmarcada en un pequeño pueblo americano de principios de los 60, donde el racismo sigue latente. El protagonista, un chavalín de 10 años, víctima de una gamberrada de sus compañeros, se queda encerrado la noche de halloween en la escuela. Allí presenciará la aparición del fantasma de una niña que fue asesinada años atrás. En medio de este susto será sorprendido por un hombre que lo atacará, dándolo por muerto. Una vez pasados estos acontecimientos el chico tendrá que descubrir qué pasó con la niña y quien es esa figura que le ha intentado matar.

El misterio de la dama blanca
Dirigida por Frank LaLoggia, que aquí ejerce de hombre para todo componiendo la banda sonora, produciendo, guionizando y dirigiendo. Y ya sabemos que el que mucho abarca... Aunque, todo hay que decirlo, su banda sonora es soberbia.
Entre los actores tenemos al protagonista, un Lukas Haas que seguía aprovechando la fama que Único testigo le había dado 3 años atrás, y que le da al personaje ese tono de fragilidad que le va estupendo al papel.
Y poco más, si todo caso destacar a Jared Rushton, el amigo de Tom Hanks en Big o uno de los protagonistas de Cariño, he encogido a los niños.

El misterio de la dama blanca
El principal problema del film es que, al igual que su director, intenta abarcar demasiado: películas de fantasmas, cine costumbrista con esa familia italiana, investigación, toques humorísticos y crítica social. Todos esos elementos hacen que la duración se eleve en demasía (2 horas) y que el ritmo sea una montaña rusa que sube y baja constantemente; donde lo que nos mantiene enganchados es todo lo que respecta al misterio de fantasmas y asesinos.
Además de contar con unos efectos especiales (básicamente cromas) que son realmente infectos, incluso para ser un film de 1988.

El misterio de la dama blanca
Aun y así merece la pena darle una oportunidad y catar el sabor añejo del que hace gala, con esa estética tan de la época (la escena de la fiesta de halloween en el colegio seguro que fue tenida muy en cuenta en la estupenda Truco o trato unas décadas después) y una magnífica fotografía.
La película pasó totalmente inadvertida en la taquilla americana, apenas recaudó menos de 2 millones de dólares, y eso que costó 5. Seguramente ese pseudofracaso, entre otras cosas, le ha ayudado a tener un pequeño culto.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

yo la vi en antena tres hace varios años, mediados de los noventa, no es una obra maestra. pero nomerecia un fracaso de taquilla.

Anónimo dijo...

yo la vi en antena tres hace varios años, mediados de los noventa, no es una obra maestra. pero nomerecia un fracaso de taquilla.