martes, noviembre 29, 2011

Satán, fuerza del mal

Satán, fuerza del mal, Harrison Ford
Satán, fuerza del mal
es un telefilm que intenta seguir la lejana estela de El exorcista. Para eso se vale de un colegio interno femenino en el que hay extraños sucesos, como que la gente muera por combustión espontánea. No podrá faltar la aparición de un sacerdote que, después de morir y aparecer en el limbo, recibe la misión de volver entre los vivos para perseguir a las presencias satánicas.

No me andaré con rodeos, nos encontramos ante una mierda como un piano. Por suerte el sufrimiento solamente durará menos de 80 minutos.

Satán, fuerza del mal, Harrison Ford
La gracia del telefilm y la única razón por la que apareció en VHS en este país es por, como nos habremos percatado viendo su carátula, por uno de sus protagonistas, o mejor dicho, uno de sus secundarios. Porque por mucho que aparezca en la foto nuestro amigo Harrison Ford no deja de ser un secundario que (vamos a reventar detalles) muere a mitad de metraje calcinado por las llamas.

Satán, fuerza del mal, Harrison Ford
Satán, fuerza del mal se estrenó en la televisión estadounidense pocas semanas antes de que Star Wars aterrizara en los cines, con el consiguiente estrellato de Ford. Seguramente los fans de la saga de George Lucas reconocerán de donde han saqueado la imagen de Harrison en el cartel.
Por eso es cachondísimo verlo haciendo de profesor pedófilo que se pasa por la zambomba a toda fémina que se cruce en su camino, a poder ser menor de edad. Pero si en Indiana Jones lo veíamos interpretar correctísimamente a un profesor, aquí es lo mismo pero sobreactuado hasta la extenuación. Aunque lamentablemente el reírnos de un pre Han Solo no es excusa para perder el tiempo en un telefilm ramplón que da menos miedo que un capítulo de Hostal Royal Manzanares.